BETUN DE JUDEA

Para envejecer objetos de madera, escayola, alabastro, barro,  papel, etc., se utiliza el BETÚN DE JUDEA.

El Betún de Judea es un producto derivado del petróleo (asfaltita) que tiene un color marrón muy oscuro. Se comercializa en polvo para diluir en aguarrás, trementina o bencina, y también puede venir en botecitos con la mezcla hecha. Existen datos de que este producto ya se utilizaba en el Antiguo Egipto para la momificación de los cuerpos. Se obtenía de yacimientos naturales de brea o asfalto.

Se pueden dar tres tipos de acabado utilizando Betún de Judea:

ACABADO ANTIGUO. Sobre objetos nuevos, puede aplicar directamente el Betún de Judea con brocha. Si quiere aclarar algo el color, puede diluir el betún con el producto adecuado según su composición (aguarrás, trementina o bencina). Antes de que seque el producto, debe pasar un paño seco por toda la superficie.
ACABADO BARNIZADO. Este acabado se utiliza cuando el objeto está decorado, o lo quiere decorar antes de darle el aspecto antiguo. Una vez decorado el objeto y cuando esté seco, se debe dar un tapaporos nitrocelulósico con brocha a toda la superficie. Cuando seque el tapaporos puede aplicar el betún con brocha o un trapo de algodón (mejor) esparciendo el producto de forma desigual hasta conseguir el efecto deseado. Después de 12 horas, puede proceder a barnizarlo con un barniz incoloro.
ACABADO A LA CERA. También es recomendable para objetos decorados. Igual que en el caso anterior debe dar primero un tapaporos nitrocelulósico con brocha. Se pone cera incolora al baño maría y se va añadiendo poco a poco Betún de Judea removiendo constantemente hasta adquirir el color deseado. Una vez  que está seco el tapaporos ya puede aplicar la cera teñida con brocha o trapo de algodón de forma desigual. Cuando seque la cera, puede abrillantar si lo desea con una gamuza limpia y seca.